22 Nov
22Nov

"Hay una batalla entre 2 zarigüeyas dentro de todos nosotros. Una está siempre nerviosa. La otra solo grita asustada. ¿Y cuál gana? Sí."

- Antiguo proverbio que plagié hace unos días. 


Desde hace un tiempo a esta fecha se me viene mucho a la mente la imagen de una zarigüeya asustada y arrinconada. Gritando hasta expulsar sus pulmones del miedo. Como las de los memes. Graciosa de ver, pero medio terrible de sentir, aún con la ansiedad que me caracteriza.

¿Y porqué me siento así?

God only knows.

Había pensado en terminar el post ahí, pero verdad que prometí una parábola. 

Eh...

Ahem...

O sea, la parábola está ahí. Si después vienen 4 sujetos a inmortalizar mis (no) aventuras para después de de 2000 años sacarle plata a los incautos o declarar guerras por la interpretación de esta parábola, bien por ellos.

Pero para evitar futuros malentendidos, es básicamente esto:


Es el año 2020. Estamos todos encerrados. Hay un virus que afecta a todo el mundo, y las democracias de todo el planeta se están yendo (finalmente) al carajo. Todo (me) asusta o confunde. 

Como a una zarigüeya, vamos.

Con el paso de los días le darán más vuelta y le encontrarán sentido. 

O no. 

Saben muy bien que en el fondo, como yo, se sienten más zarigüeyas que los lobos del proverbio original.


Como sea, algún día habrán poleras con esto.


Supongo.